5 formas en que las vitaminas B pueden beneficiar a tu cerebro

5 formas en que las vitaminas B pueden beneficiar a tu cerebro

El cerebro es un órgano complejo y crucial. Todo lo que dices y haces está controlado por el cerebro, hasta el último sentimiento y pensamiento. Sigue trabajando incluso mientras duermes. Sin embargo, a medida que uno envejece, el cerebro se ralentiza y la función mental disminuye.

Aunque esta es una parte totalmente normal del envejecimiento, también puede convertirse en un problema debilitante. La demencia, un término general para la pérdida de la función cognitiva, afecta al 50% de las personas mayores de 85 años. La causa más común es la enfermedad de Alzheimer, una afección que afecta a millones de adultos. La ralentización depende de los hábitos de vida, comenzando por la nutrición.

Ingrese las vitaminas B, algunos de los micronutrientes más vitales para su cerebro. Estas vitaminas solubles en agua apoyan el sistema nervioso y la salud del cerebro, convirtiéndose en algunas de las mejores armas contra las enfermedades neurodegenerativas. Así es como la vitamina B puede salvar tu cerebro.

  1. Controles de homocisteína.
    El folato es esencial para el sistema nervioso central. Puede prevenir los defectos del tubo neural en los bebés por nacer, y explica por qué es tan importante para las madres embarazadas. Pero a medida que uno envejece, el folato sigue siendo crucial.

En los adultos, la deficiencia de folato eleva los niveles sanguíneos de homocisteína, un aminoácido asociado con la demencia y el Alzheimer. El folato ayudará a controlar esos niveles, por lo que es importante obtener suficiente.

Pero sin embargo no puede trabajar solo. De hecho, la deficiencia de folato podría enmascarar la deficiencia de vitamina B12, otra condición que aumenta la homocisteína. Pero cuando se toman juntos, el folato y el B12 funcionan para mantener las cosas bajo control.

  1. Disminuye la contracción cerebral.
    A medida que uno envejece, el cerebro se debilita y se consume naturalmente. ¿Pero es posible ralentizar el proceso? Según un estudio realizado en 2013 por las Actas de la Academia Nacional de Ciencias, las vitaminas B pueden ayudar.

Específicamente, una combinación de ácido fólico, B6 y B12 puede suprimir la contracción cerebral hasta siete veces. Reduce la atrofia en la materia gris que es vulnerable al proceso del Alzheimer y, por lo tanto, disminuye el deterioro mental.

  1. Reducir la beta amiloide
    La proteína beta amiloide, el marcador de la enfermedad de Alzheimer, representa otro riesgo para el cerebro. En niveles altos, pueden acumularse y formar placas adhesivas que bloquean la señalización celular. En algunos casos, las placas pueden incluso causar inflamación.

Ahí es donde el folato entra en juego. De acuerdo con un estudio realizado en 2017 en la revista PloS One, los niveles bajos aumentan el riesgo de acumulación de beta amiloide, lo que le brinda a su cerebro una dosis de protección.

  1. Protege las neuronas.
    Un cerebro sano depende de las neuronas o de las células nerviosas sanas. Y según una revisión de 2016 en la revista Nutrients, el folato es necesario para reparar las neuronas. Incluso la diversidad de estas células nerviosas depende de una ingesta adecuada de folato.

La tiamina, o vitamina B1, también ayuda a mantener la estructura y función de las membranas de las células nerviosas. ¡Es un elemento de cambio para proteger a las neuronas de daño!

  1. Produce neurotransmisores.
    Las neuronas se comunican mediante el envío de mensajeros químicos llamados neurotransmisores. Estos químicos controlan el comportamiento, el sueño y la función mental mediante el envío de señales. Cuanto más saludables sean los neurotransmisores, mejores serán las señales.

Las vitaminas B pueden hacer que suceda. Por ejemplo, la vitamina B6 es un cofactor para la síntesis de neurotransmisores como la dopamina, la serotonina y la melatonina, pero la deficiencia leve puede disminuir los niveles. Otros cofactores de la vitamina B incluyen la tiamina, el ácido pantoténico (B5) y el folato.

Fuentes de vitaminas B
Para obtener las vitaminas B, concéntrate en los siguientes alimentos:

Pez
Aves de corral
Carne
Huevos
Productos lácteos
Vegetales de hoja verde
Frijoles
Guisantes verdes
Cereales y pan fortificado.
Las vitaminas B son vitaminas solubles en agua que se disuelven fácilmente en el agua y no son almacenadas por el cuerpo. Esto hace que sea importante reponerlos diariamente a través de los alimentos. Además, estas vitaminas solubles en agua se eliminan o destruyen fácilmente cuando prepara los alimentos o los almacena. Para minimizar esta pérdida, siempre refrigere los alimentos ricos en vitaminas B y manténgalos alejados de la luz solar directa.

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *