Remedios caseros para el Flujo Vaginal

Remedios caseros para el Flujo Vaginal

Durante todo el mes el flujo vaginal va cambiando, tanto en cantidad como en su color, a medida que transita por diferentes etapas, todas normales aun a pesar de sus diferencias. Pero, ciertamente, la secreción vaginal puede llegar a sufrir ciertas alteraciones, por ejemplo, el mal olor, el flujo excesivo o con dolor y sangrado pudiera ser motivo de preocupación y de consulta al ginecólogo.

Vale la pena aclarar que el cambio en el flujo vaginal a lo largo del ciclo femenino involucra 3 etapas:

  1. La primera comienza al terminar la menstruación, mostrándose secreciones escasas y blanquecinas,
  2. La siguiente se hace ver cuando se acerca la ovulación, y, en esta etapa, el flujo vaginal se vuelve más acuoso y abundante, similar a la clara de huevo sin cocción.
  3. Ya para la tercera etapa, una vez pasada la ovulación, las secreciones se vuelven escasas y con mayor densidad, tornándose en un color ligeramente beige, y así permanece hasta que vuelve a bajar la menstruación.

En ninguna etapa se considera normal que exista ardor o escozor durante la secreción del flujo vaginal, inclusive ni siquiera se contempla el mal olor, por lo que se debe estar atento a las irregularidades para atacarlas a tiempo.

Por ello, para mantener el flujo vaginal bajo control, existe una variedad de remedios naturales para eliminar el mal olor y cualquier rastro de infección que esté alterando la apariencia y el olor del mismo. Entre los más efectivos se encuentran:

LEER ESTO: 4 REMEDIOS PARA TRATAR LOS HONGOS VAGINALES DE FORMA EFECTIVA

Té de guayaba

Si se desea acabar con el flujo vaginal que se torna entre amarillo y verde o bien es de color blanco leche y de muy mal olor, las hojas del guayabo son la mejor opción. Esta afirmación es válida porque las hojas de este árbol posee propiedades antibacterianas y antisépticas por lo que tiene el poder de combatir tanto la candidiasis como la tricomoniasis que generan tales síntomas.

Asimismo, el té de guayaba también posee cualidades anti-inflamatorias, lo que resulta sumamente favorable para las mujeres que sufren a causa de los calambres abdominales. Preparar este té es muy sencillo, todo dependerá si se desea consumir o si se desea hacer lavados con esta infusión.

Para realizar un lavado vaginal de hojas de guayabo, se deberá hervir 1 litro de agua junto a 10 hojas de este árbol a fuego medio justo hasta que se reduzca a la mitad, para dejarle reposar y posteriormente realizar los lavados íntimos a lo largo de una semana, dos veces al día.

Inclusive existe una variación de este que lo repotencia y es agregar además de las hojas de guayaba, un puñado de escobilla. Pero el resultado de esta mezcla debe ser utilizado antes de dormir y luego del lavado, dejarlo por unos minutos en la zona íntima antes de enjuagar, como una especie de asiento. Para observar resultados óptimos lo mejor será repetir este tratamiento durante 1 semana.  

Ahora bien, si se desea consumir este té, variara tanto la cantidad de ingredientes como el método de preparación. Igualmente se requerirá 1 litro de agua que al hervir se ha de retirar del fuego para luego agregar unas 3 o 4 hojas del guayabo para dejarla reposar tapada durante unos 15 minutos. Este té se puede consumir tres veces al día.

Yogurt Natural

Entre los remedios caseros y por supuesto naturales que más se utilizan para combatir las infecciones y los hongos vaginales es el yogurt natural, y esto se debe a que contiene un cultivo de bacterias vivas llamada lactobacilos, que siendo de las bacterias buenas, poseen la capacidad de regular la flora bacteriana vaginal.

Además, los probióticos que también contiene actúan directamente sobre los agentes causantes de infecciones, inhibiendo así el desarrollo de los mismos y restableciendo a la par el ambiente natural de la zona vaginal.

Igual que el té de guayaba, hay dos maneras de sacar provecho del yogurt natural. La primera es consumir al menos media taza de yogurt por la mañana y otra media taza por la noche.

Vale la pena acotar que consumir yogurt cada día también fortalecerá al organismo a fin de prevenir futuras infecciones en esa área.

La otra forma es tomar dos cucharadas del yogurt y frotarlas en la parte exterior de la vagina y permitir que se seque en la zona durante por lo menos 10 minutos para posteriormente enjuagar. Esta aplicación deberá repetirse unas dos o tres veces al día hasta encontrar la mejoría.

Ajo

Si de antibiótico natural se trata, el ajo siempre será el favorito por ser el más poderoso. Con su consumo se pueden llegar a eliminar muchos virus, hongos y bacterias, gérmenes que desencadenan las enfermedades infecciosas. Si esta hierba se ingiere a diario se puede eliminar de lleno el mal olor de la zona vaginal y lo mejor de todo es que no altera el pH de la vagina.

No resulta difícil agregar el ajo a la dieta diaria por los resultados deliciosos que se obtienen, pero, para intensificar su acción, existen dos maneras características de utilizar esta hierba.

Para la primera se elaborará un té con una taza de agua y 1 diente de ajo. En primer lugar se deberá machacar el ajo en un mortero muy bien, para posteriormente agregar la taza de agua hirviendo. Esta mezcla se debe dejar reposar unos 10 minutos para posteriormente colarlo para que finalmente sea consumido. Se recomienda ingerir este té con el estómago vacío al menos durante dos semanas.

La otra manera de utilizar esta infusión es machacar 2 o 3 dientes de ajo para agregarlo en 1 litro de agua hirviendo, luego se debe dejar reposar por unos 15 minutos y luego colar. El resultado de esta mezcla de esta manera preparada, se utilizará realizar lavados vaginales, proceso que deberá ser repetido cada noche durante una semana, de no encontrar mejoría se deberá consultar al ginecólogo de confianza.

Caléndula

Esta pequeña flor de color amarillo canario tiene propiedades antibióticas y antiinflamatorias muy poderosas y por esta razón su infusión se utiliza muy a menudo como remedio casero para tratar las infecciones vaginales, en especial aquellas que producen irritación, flujo abundante y mal olor.

Además, vale la pena resaltar que la caléndula no es intrusiva ni abrasiva, por lo que no se debe temer a una posible irritación en la delicada zona vaginal, por el contrario, tiene el poder de eliminar tanto el enrojecimiento como la comezón característica de las alteraciones bacterianas.

La recomendación es sencilla, se deberá preparar una infusión bastante concentrada de flores de caléndula, que deberá encontrarse en una temperatura agradable, para así poder realizar baños de asiento dos veces al día hasta alcanzar la mejoría de la región.

Así que si lo que incomoda es específicamente la irritación y el escozor en la zona íntima, el té o infusión de caléndula es la mejor opción.

Bicarbonato

El bicarbonato es un tipo de sal que está compuesta de ciertos elementos orgánicos que ayudan a alcalinizar el pH de la zona íntima, ayudando a estabilizar la flora bacteriana, fortaleciendo así la defensa de dicha zona que trabaja en contra de los gérmenes que le atacan.

Dicho en otras palabras, el bicarbonato de sodio, siendo un preservante natural, aniquila las bacterias y hongos que se alojan en la zona íntima, estabilizando su pH, es así cómo se logra con su uso eliminar el exceso de flujo vaginal y el mal olor característico de ciertas infecciones.

Igual que los remedios caseros antes mencionados, hay dos formas de utilizar el bicarbonato para tratar el flujo vaginal. La primera es consumir una cucharada de esta sal en un vaso de agua con el estómago vacío.

La segunda forma se considera más efectiva porque actúa directamente sobre la afección. Se deberá diluir 60 gramos de bicarbonato en 1 taza de agua hirviendo que se deberá dejar reposando unos 15 minutos para posteriormente realizar baños de asiento por unos 10 minutos. Será suficiente aplicar este tratamiento por una semana o inclusive menos tiempo, siempre y cuando se haya alcanzado la mejoría.

Como recomendación final lo mejor siempre será prevenir toda alteración de la zona vaginal, por lo que se debe ser cuidadoso de las toallas sanitarias que se escojan o de los jabones íntimos que se utilicen, se debe cuidar que los mismos no alteren el pH de la región.

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *