Remedios caseros para la Neumonía

Remedios caseros para la Neumonía

Si buscas remedios caseros para la neumonía, lo primero que debes saber es que la neumonía es una infección de uno o los dos pulmones causada por distintos tipos de bacterias y virus.

La contaminación ambiental también puede causarla, debido al ingreso de distintos agentes que se encuentran en el aire viciado.

Se caracteriza por la inflamación de uno o ambos pulmones por la acción de los agentes patógenos que ya mencionamos.

La inhalación de líquidos o químicos también es una causa de neumonía.

Normalmente, los síntomas que manifiesta son fiebre, escalofríos, tos que no mejora o se agrava con el paso del tiempo, dificultades para respirar, dolor en el pecho al respirar o toser y el agravamiento de su estado de salud después de sufrir gripe.

Esta enfermedad puede ser mortal si no se atiende con la debida premura, de hecho los casos más graves que se diagnostican pueden requerir ingreso a cuidados intensivos.

Ante la aparición de estos síntomas o si sientes que no mejora tu salud luego de salir de algún cuadro viral que pueda confundirse con gripe,  te recomendamos que acudas inmediatamente al médico, pues recetará un tratamiento farmacológico que debes efectuar para curarla definitivamente.

Existen distintos remedios caseros que pueden ayudar a aliviar los síntomas y que hoy te mostraremos, sin embargo no debes olvidar que esta enfermedad requiere la debida atención médica y un tratamiento farmacológico por lo grave que pueden llegar a ser sus consecuencias para la salud.

1. Baños de Oxígeno y vapor

La inhalación de vapor es excelente para descongestionar las vías respiratorias y ayudar a los pulmones a realizar correctamente su proceso respiratorio. Solo necesitas tomar un baño de agua caliente incorporando al agua un poco de bicarbonato de sodio o sal marina.

También puedes acudir a un sauna y tomar un baño de vapor, ya que esto es un efectivo descongestionante nasal que suaviza la flema y beneficia su expulsión. Lo más recomendable es acudir al menos dos veces por semana al sauna durante sesiones de veinte minutos.

2. Eucalipto

El eucalipto tiene propiedades descongestionantes, antiinflamatorias y antisépticas inigualables en la naturaleza. Se ha comprobado que es sumamente efectivo para despejar las vías respiratorias pues suaviza la flema y facilita su expulsión de manera natural.

Puedes consumir el eucalipto en infusiones acompañado por miel, o inhalar vapor de eucalipto dos veces al día para despejar las vías respiratorias. Además de tratar la neumonía, puedes utilizar el eucalipto para tratar la sinusitis.

3. Jengibre

El jengibre es un expectorante y antibiótico natural eficaz para combatir todo tipo de enfermedades respiratorias, especialmente la neumonía. Este tiene propiedades antiinflamatorias  que benefician la reducción de la inflamación causada por la enfermedad.

Puedes usarlo en una infusión que deberás consumir dos veces al día (te recomendamos hacer infusión nueva cada día durante el tratamiento) o masticar trozos pequeños de jengibre. Si acompañas la infusión con miel y limón los efectos son sumamente superiores y beneficiosos para aliviar los síntomas de la neumonía.

4. Menta

La menta es un clásico remedio para tratar enfermedades de todo tipo, en especial las respiratorias. Sus efectos para tratar la gripe son sumamente efectivos. En casos de neumonía puede consumirse en compañía de otros remedios naturales como el limón, la miel y el tomillo.

Su sabor es agradable y puede  consumirse sin restricciones en cuanto a su cantidad se refiere. La menta es un excelente antiinflamatorio, analgésico, expectorante y descongestionante  natural que te ayudará a respirar mejor durante las noches y a expulsar la flema de tu organismo rápidamente.

5. Limón

El limón es un poderoso antiviral, debido a su alto contenido en vitamina C. Esta característica es endémica de los cítricos, razón por la cual la naranja o la toronja pueden ser utilizadas también para tratar la neumonía.

El limón se consume puro, o en infusiones acompañadas con miel, lo cual le transfiere mayores propiedades antibióticas. Puedes consumir el limón tres veces al día, bien sea puro o dos veces (al despertar y antes de acostarte) en caso de incorporarlo a una infusión.

El limón es un ingrediente sumamente versátil para combinar con otros remedios naturales como la miel, el tomillo, la manzanilla o el jengibre, ya que no inhibe las propiedades de estos, sino que las potencia e incorpora sus propias características a la infusión.

6. Miel

La miel tiene todo tipo de características, convirtiéndola en un poderoso aliado para combatir todo tipo de enfermedades, en especial la neumonía, gracias a sus propiedades antiinflamatorias y antivirales.

Puedes consumir miel como endulzante natural de todo tipo de infusiones (es usualmente incorporada a la de menta, limón o jengibre) o bien consumir una cucharada diaria de miel para potenciar tu sistema inmunológico.

7. Tomillo

El tomillo es una planta medicinal popular para tratar todo tipo de enfermedades respiratorias como el asma, la bronquitis, laringitis y neumonía. puedes incorporar tomillo al tratamiento con una infusión que deberás tomar al levantarte y acostarte. Para mejorar sus efectos sobre el organismo, consúmelo en compañía de miel y limón.

8. Manzanilla

La manzanilla es un calmante natural y analgésico que ha sido tradicionalmente utilizada en la medicina natural para curar todo tipo de trastornos. Puedes consumir la manzanilla dos veces al día en compañía de miel y limón, lo cual ayudará a aliviar el dolor de tórax que ocasiona la enfermedad.

9. Alcachofas

Las alcachofas son conocidas por ser un excelente depurativo sanguíneo, esto beneficia positivamente el alivio de la enfermedad. La alcachofa se consume durante el tratamiento de la neumonía en infusiones de té dos veces al día.

10. Ajo

El ajo goza de propiedades antisépticas y antibacterianas, lo cual lo convierte en uno de los más eficaces aliados para combatir la neumonía. Puedes consumirlo de distintas formas, bien sea incorporándolo a las comidas en abundancia (este le proporciona un sabor excelente y es una medida preventiva muy eficaz) o consumiendo un diente de ajo al día.

Puedes consumir el ajo en compañía de una cucharada de miel y limón, extrayendo el zumo del ajo y preparando una infusión con el jugo de limón y la miel. Esta combinación excelente de distintos antibióticos naturales beneficiará progresivamente el tratamiento.

Si deseas mejorar los efectos, puedes acompañar la infusión incorporando cebolla, la cual tiene propiedades antivirales similares a las del ajo.

Recomendaciones para tratar la neumonía

Un remedio casero excelente para tratar la neumonía es tomar medidas preventivas. La mejor medicina siempre es “curarse en salud”. Recuerda que la medicina natural y estas recomendaciones sirven como aliados de un tratamiento de antibióticos recetado por un médico y no lo sustituyen.

Abrígate bien

Los expertos recomiendan utilizar ropa abrigada en caso de vivir en lugares donde el clima sea frío. En ese sentido, recomiendan utilizar ropa adecuada al clima donde se habite, así como también no cambiar drásticamente de temperatura, ya que eso podría agravar la enfermedad.

Consume abundantes líquidos

Consumir abundante agua es un remedio eficaz para tratar la neumonía, ya que mantenerse hidratado permite al organismo expulsar la mucosa de los pulmones al exterior. Puedes consumir jugos de frutas, especialmente cítricos, los cuales estimularán al sistema inmunológico gracias a su alto contenido en Vitamina C.

Aléjate de lugares excesivamente húmedos

la humedad es un caldo de cultivo para todo tipo de bacterias, microbios y virus dañinos para la salud. Por eso te recomendamos mantenerte alejado de lugares como casas abandonadas, ríos, montañas o bosques en caso de sufrir la enfermedad. Los lugares con un clima frío normalmente son muy húmedos, por lo tanto debes cuidar no frecuentarlos.

No fumes

El consumo de tabaco o cigarrillos es sumamente peligroso cuando se padece neumonía. Como hemos mencionado, no solo las bacterias, microbios o virus pueden causarla, sino que distintos químicos y la contaminación ambiental son responsables de algunos casos e neumonía.

Una persona fumadora es mucho más propensa a sufrir de estos trastornos, ya que el humo del cigarrillo o el tabaco ocasiona daños en los pulmones, gracias al enorme contenido de radicales libres que contienen.

No te auto mediques

El tratamiento de esta enfermedad debe ser recetado por un especialista, sin contar que el seguimiento del tratamiento y la evolución de la enfermedad deben ser estudiados por alguien debidamente capacitado. La automedicación puede ser un agravante de la enfermedad, así que ante todo te recomendamos consultar a tu médico antes de llevar a cabo cualquier tratamiento.

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *